Bilbao art district 2013 - "Ego Bunker " con intervalos sonoros y presentación de La performería 002 en galería Windsor Kulturgintza

Ocupación de la calle Ajuriaguerra, situaciones con Churruca-Fausto-Llavata.
Fausto Grossi y Ramón Churruca me invitaron a este evento a través de la galería Windsor Kulturgintza  para vivir un happening de dos días de duración en un entorno cultural bastante formal, muchos artistas, galerías y ojeadores y lo mas importante, gente, mucha gente local en un fin de semana soleado en Bilbao con muchos niños correteando por la calle Ajuriaguerra mientras sus padres disfrutaban de los magníficos pinchos bien regaditos con vino de la taberna, no habían coches y queríamos disfrutarlo. Hasta allí marche con mi ego en una maleta y con la evidente incógnita  que produce el hecho de tener que interactuar con dos artistas de tal calibre, sin un rumbo definido aunque nos sabemos bien y llevamos la pasión por bandera, eso si, la calle era nuestra.

A primera hora del sábado en la desierta calle citada y mientras la estructura de madera del kiosko se iba construyendo, comenzaron las tensiones, ya que Ramón necesitaba asistencia para su montaje , Fausto andaba recién operado de la cadera y yo andaba con un pallet de ladrillos, queda claro que me tocó ayudar en la construcción de la chabolita, mi vástago que conmigo vino, tenía entonces tres años y también nos ayudaba, así que me encontré agotado, antes de que la gente hiciera acto de presencia.
Cuando empezó a llegar público, encontré niños, iban llegando mas y mas, apresuradamente improvisé, con medio saquito de escayola que encontré en una obra cercana, una tiza gigante del tamaño de un ladrillo y comencé a escribir en el suelo de la calle “No me cuentes mentiras”, que como un imán, los atrajo, y como por arte de magia, la calle se convirtió en un bosque de hobbits pintándolo absolutamente todo con tizas de colores que fuimos suministrándoles a medida que se les acababa, al mismo tiempo Grossi con ayuda de los infantes, empapelaba paredes con grandes fotocopias de si mismo a tamaño natural con textos que rezaban: "Que comience el espectáculo" y Churruca movía de un sitio a otro sus obsesivos pensamientos fotocopiados o escritos a mano muy ampliados en paneles de forex con frases definitivas: "el arte institucional conceptual me aburre"...y es que la vitalidad de aquellos chavales fueron el detonador de aquel proceso memorable. De esa manera es como mi pallet de ladrillos se convirtió en un puesto de intercambio de tizas en pago por la tiza recibía un gesto, poema o baile, lo que me ocupó muchas horas. Otros artistas invitados aparecían, Raul Romo con su saxo,  DJ (Heren Bst) ocupaban el kiosco creando una atmosfera sonora formidable, ahora  mi puesto de ladrillos se había convertido en un trono donde te podías sentar para ver un guitarrista tocaba en la calle mientras definitivamente aparecía el “ego bunker” (véase el post de cabanyal intim: ego bunker) donde permanecí cerca de 4 horas.
Por otro lado se hizo la presentación del fancine La Performería dentro del kiosko donde con una sarten los pasaba por la plancha caliente para marcar la blanca portada del mismo, al gusto del comprador. Tan solo remarcar que en Bilbao Art District, la pintura de los niños se hace cada año, a pesar del pseudo anonimato en que quedó el proyecto por parte de los medios y de la organización del festival. Y uno conspira al no entender porque, ¿o si que lo entendemos? aunque el caso es los que lo vivimos nos sabemos bien.

                                                   

Fotografia (photography)  Anabel Barrio
Francisco Escudero, Ramon Churruca y Felipe Uribarri

mas información del proyecto